MENORCA

Lo prometido es deuda y, aunque últimamente tenga un poco abandonado el blog, no paráis de decirme lo mucho que os gustan mis recomendaciones y las ganas que tenéis de que os siga contando cositas. Así que, como os prometí el post sobre nuestro viaje a Menorca y me dijisteis que muchas os ibais en Agosto, aquí os lo dejo esperando llegar a tiempo para vuestras vacaciones en la isla 😉 

Normalmente nosotros pasamos los veranos en Comillas (desde donde os escribo ahora y de donde hice un post que podéis ver aquí), pero este año nos apetecía hacer un viaje familiar a un lugar nuevo para todos.

Somos 7 hermanos y llevábamos 6 años sin hacer un viaje todos juntos, por lo que durante estos últimos meses, hemos estado preparando todo con muchísima ilusión. Parecía imposible que llegara el día de irnos, ¡qué ganas teníamos todos!

El sábado 22 de Julio pusimos rumbo a la isla en avión. Éramos 22 personas y un perro (obvio Opry se venía con nosotros), así que podéis imaginaros el caos de viaje. 

Una vez allí, cada día fue sobre ruedas y salió todo a la perfección. Estuvimos 8 días en una casa que alquilamos cerca de Alaior y lo pasamos fenomenal! Os cuento las cosas que hicimos y lo que se puede hacer para descubrir esa preciosa isla:

Cosas que hacer:

– Alquilar un barco: hay de todos los tamaños y precios y lo veo fundamental, por lo menos algún día. Nosotros lo cogimos en Mahón, en una agencia que se llama Menorca Nautic, y con la que tuvimos una perfecta experiencia. 

– Visitar el faro de caballería: es una excursión muy bonita. Hay una cueva con impresionantes vistas al mar y un mini puerto justo antes de llegar.

– Ir a las calas: las más conocidas son Cala Macarella, Cala Turqueta, Cala Pregonda, Cala Macarelleta, Cala en Porter, etc… Hay miles! Para la mayoría hace falta ir en coche o barco, incluso en algunas tienes que andar bastante, pero merece la pena. A mi me gustó mucho una que se llama Cales Coves, cerca de Mahón.

– Alquilar un kayak: nosotros no lo hicimos, pero no parábamos de ver a gente bordeando los acantilados y metiéndose en las cuevas en kayaks. Tiene que ser precioso.

– Camí de Cavalls: se trata de un sendero que recorre toda la isla. Está dividido en 20 etapas perfectamente marcadas y se pueden usar para pasear tranquilamente o para hacer la ruta completa.

– Las fiestas patrionales de Menorca: durante todo el verano hay fiestas en todos los pueblos. Giran en torno al caballo y hay mucho ambiente. Puedes ver el calendario aquí

– Comprar las abarcas: son conocidas como menorquinas y, para mi, son los zapatos más cómodos para el verano, tengo 6 pares! Las venden por todos lados, pero yo recomiendo las de pala corta, como las de la marca Llongas o Nagore.

– Ir a ver el atardecer: los sitios más típicos son Cova d’en Xoroi e Isabella. En ambos puedes tomar algo mientras ves el sol ponerse y las vistas son muy bonitas. Para la cova d’en xoroi recomiendo sacar entradas por internet para ahorrarte la cola.

– Comer caldereta de langosta: todo el mundo habla de ella como si fuera lo mejor del mundo pero, en mi opinión, es un poco timo. El sitio típico se llama Es Cranc y está en Fornells, pero es un restaurante un poco agobiante, en el que te ponen un mini trozo de langosta y por la que pagas una barbaridad. Está rica, pero, si vas pocos días a Menorca, no lo recomiendo (abajo os cuento más restaurantes)

– Probar los productos típicos: no puedes irte de la isla sin probar la sobrasada, la ensaimada y los quesos de Mahón. Los venden por todas partes

– Tomar un helado en Sa Gelateria: probé varios y creo que los que más me gustaron fueron el de piñones y el de yogurt, pero todos estaban buenísimos!

– Conocer Binibeca: a nosotros no nos dio tiempo, pero dicen que es un pueblecito muy mono todo blanco. Se ve muy rápido.

– Entrar en el mercado de Mahón: cierran a las 19h, pero si vas antes, compra un bocata de sobrasada con miel 😉

– Playa: la única (creo) que hay grande para dar paseos y con arena fina es la de Son Bou. Es bastante turística, pero si vais con niños, es la mejor. Tiene un parking grande y es cómoda.

– Pasear por los puertos de noche: Es castell, Ciutadella y Fornells me gustaron mucho.

onde comer:

La mayoría de los días cenamos en casa, pero estos fueron los tres a los que fuimos y que recomiendo:

– Trébol: está en el puerto de Es Castell y cenamos fenomenal. Lo bonito es la terraza, pero dentro no se está mal tampoco.

– Bodegas de Binifadet: parece mentira que en Menorca produzcan su propio vino por las dificultades meteorológicas que hay para que la uva crezca bien, pero lo consiguen y está muy rico. En las bodegas te explican todo el proceso y es un sitio muy mono para cenar.

– Can Bernat des Grau: fuimos a cenar langosta. Probamos la caldereta y la langosta frita (la ponen con huevos fritos, patatas y verduras). Para nuestro gusto, la caldereta no nos encantó. Estaba rica de sabor pero no nos mereció la pena lo que cuesta. La langosta frita es mucho más original y nos pareció muy rica (es la de la foto de aquí abajo)

Además de estos, me recomendasteis los siguientes:

– Jardín de Alcaufar Vell

– Es Moli de Foc

– Sa Pedrera d´es Pujol

– Café Balear

– S’amarador

Cómo moverse:

Recomiendo alquilar un coche 100%. Es fundamental para moverte por la isla y hay parkings por todos lados para aparcar. 

Hasta aquí mis recomendaciones. Seguro que hay mil sitios más que merezcan la pena, pero con eso creo que conoces la isla casi en su totalidad. A nosotros nos encantó, además tuvimos suerte con el tiempo y no nos hizo nada de calor. Si tenéis más recomendaciones, ¡son bienvenidas!

Espero que os guste y que os sirva para una escapada de verano 🙂

P.D: En en verano de 2019 volvimos, os dejo las recomendaciones en los stories de mi instagram (@acorsini.web)

0 comentarios

Escribe un comentario
CLOSE
CLOSE