ISLANDIA

Hola!

Ya estoy de vuelta de Islandia y me moría de ganas de contaros todos los detalles. ¡Ha sido un viaje INCREÍBLE! 

Como os comenté por Instagram, era un destino totalmente inesperado. Hace 6 meses sacamos billetes y entradas para el concierto de nuestros sueños de Brad Paisley en Miami. Teníamos todo planeado y nos apetecía muchísimo pero, desgraciadamente, el huracán Irma nos hizo cancelar todo a cinco días de coger el avión.

Por suerte, lo habíamos organizado todo con Mundo Expedición (segundo viaje que hacemos con ellos y los recomiendo 100%) y nos lo solucionaron perfectamente, devolviéndonos el dinero y buscándonos una solución express. Era el viaje de nuestro segundo aniversario y no queríamos quedarnos en Madrid, así que nos barajaron varias opciones para esos días y elegimos Islandia.

Era un destino que nos llamaba mucho la atención, pero con cinco días de margen, era imposible hacernos a la idea de viajar allí. ¡Nos morimos de la ilusión cuando nos encontraron vuelos y hoteles tan rápido y emprendimos nuestro viaje con muchísimas ganas!

Islandia es un país impresionante. Tiene mucho contraste de paisajes concentrados en un espacio “pequeño” y cada cosa que ves es más alucinante que la anterior. Dicen que es la tierra del hielo y del fuego y doy fe. Impresiona mucho ver hielo tan cerca de un volcán, o cascadas al lado de montañas rocosas. Todo es precioso.

Nosotros fuimos 7 días, lo cual se nos quedó un poco corto, pero suficiente para hacernos una idea del país. La forma de la isla es más o menos ovalada, por lo que es muy cómodo para recorrerlo entero. Tiene una carretera en circulo que sale y termina en Reikiavik, pasando por la mayoría de puntos de interés sin pérdida. 

Se puede hacer en sentido de las agujas del reloj (nuestro caso) o al revés, eso ya dependerá de la disponibilidad de los hoteles. Una vez teniendo la noche reservada en cada sitio, lo mejor es improvisar y dejarse llevar por las maravillas de la naturaleza.

Os cuento la ruta que nos organizó Mundo Expedición para que tengáis una idea de un posible viaje:

Día 1: Madrid- Islandia

Llegada al aeropuerto de Keflavik (el principal) de madrugada. 

Directos a dormir al hotel Aurora Star en el propio aeropuerto. Esto es una buenísima idea, ya que te ahorras una noche de alquiler de coche y el hotel está muy bien. 

Día 2: Keflavik- Reykholt

Recogida del coche de alquiler en el aeropuerto (más abajo os hablo de los coches en Islandia) y empezamos la ruta. 

– Blue Lagoon: es uno de los sitios más turísticos y, si os apetece mucho, podéis daros un baño en sus aguas geotermales y curativas, pero nosotros elegimos otro con menos gente y que luego os contaré.

– Buceo en Silfra: no lo teníamos planeado, pero hacía muy buen tiempo y aprovechamos. Se encuentra en el parque natural de Thingvellir y ofrecen bañarse en el agua más limpia del mundo que está a 2 grados de temperatura. Son unas 3 horas de actividad, pero unos 45min en el agua. Te dan toda la equipación para que no te mojes nada y merece la pena, yo aluciné!

– Conducir por la zona del glaciar Langjökull

– Cascadas de Barnafoss y Hraunfossar: son pequeñitas comparadas con las que vimos a lo largo del viaje, pero están en un sitio precioso.

– Noche en Reykholt: Hotel Fosshotel Reykholt

Día 3: Reykholt- Varmahlid

– Deildartunga: es la fuente termal más potente de Europa y se pueden cocer huevos allí mismo, pero cuando nosotros fuimos la estaban arreglando y no se podía ver muy bien.

– Nos dirigimos a la bahía de Hunafloi para recorrernos la península de Vatsness por la carretera 711. Esta zona es conocida por las focas, por las enormes rocas en las playas (como la de Hvitserkur) y por la abundancia de caballos islandeses. Merece la pena ir a pasar el día recorriendo toda la zona. 

– Granja Glaumbaer: parece el Hobitton islandés y tienen una cafetería abierta hasta las 18h.

– Noche en Hofsstadir Guesthouse con un precioso lago donde se ve la puesta de sol y un restaurante/recepción muy auténtico con productos típicos de la zona.

Si el tiempo acompaña, otra opción para este día es ir a la península de Snaefellsness. Dicen que es espectacular con buen tiempo, pero hay que desviarse bastante y a nosotros no nos daba tiempo. Si tenéis una noche más en Reykholt, creo que merece la pena.

Día 4: Varmahlid- Lago Myvatn:

– Salida hacia Akureyri: la carretera tiene un paisaje muy bonito y es la segunda ciudad más grande de todo el país. Pero no os imaginéis mucho, simplemente tiene una calle comercial con varias cafeterías y tiendas, el puerto, la iglesia en lo alto y mucha zona residencial, pero es bonito para dar un paseo. Me sorprendió que aquí, la luz roja de los semáforos es un corazón. Muy romántico.

– Catarata de Godafoss: hay que subir arriba del todo porque impresiona, pero, al cruzar al otro lado, hay un acceso donde puedes bajar y llegar a tocar el agua. Impresiona más aún. 

– Visita a Husavik: este pueblo pesquero es conocido por las salidas en barco a ver ballenas. Dicen que hay un 98% de posibilidades de verlas y son excursiones de 3-4 horas. Nosotros no lo hicimos porque se nos hizo tarde y ya lo habíamos vivido en Canadá, así que preferimos quedarnos con ese precioso recuerdo de otro viaje. Hay muchas agencias que lo organizan, se puede reservar online o allí mismo. 

– Volcán Hverjfall: se encuentra en la zona del Lago Myvatn, y se trata de un cráter muy alto con impresionantes vistas. Merece la pena subir y dar un paseo alrededor de él. 

– Baño en las termas del lago Myvatn- Jardbodin: en vez del Blue Lagoon, decidimos darnos un baño aquí porque había mucha menos gente. Nosotros llevábamos bañador y toallas, pero se pueden alquilar allí. 

– Lago Myvatn: es conocido como “el lago de los mosquitos”, pero nosotros fuimos justo al atardecer y ya no había. El atardecer sobre el lago es espectacular. 

– Noche en Vogafjoss Guesthouse: preciosa granja con vacas. Cada habitación es una cabaña y el restaurante lo componen platos realizados con productos de la granja y de la zona. Nos encantó!

Día 5: Lago Myvatn- Hofn:

Hoy fue un día largo porque tuvimos que hacer muchos kilómetros, así que recomiendo madrugar si lo hacéis. 

– Zona de pozas hirvientes de Námarkard.

– Cascada Dettifoss: es la cascada más caudalosa de Europa y os voy a contar un truco. Si vais por la carretera desde el lago Myvatn (es decir, la 1 dejando atrás la ciudad de Reykahlid), os va a señalizar a la izquierda: Dettifoss por la carretera 862. Pues no cojáis esa, seguid un poco más hacia delante y os pondrá: Detiffoss 864. Es una carretera de 40min un poco infernal, pero podéis llegar hasta arriba del todo y ver cómo cae el agua. Desde el otro lado también impresiona y nosotros fuimos a ambas orillas, pero se te va la mañana entera. 

– Granja de Modhrudalur: nos tomamos un café en su auténtica casa islandesa mientras admirábamos las preciosas vistas.

– Rumbo hacia el Sur: recomiendo coger la carretera Oxi (es la 939 que sale de la carretera 1 entre Egilsstadir y Breiddalsvik), es preciosa y parece sacada de una película. 

– Noche en Fosshotel Vatnajokull

Día 6: Hofn- Vik

– Laguna glaciar de Jokulsarlon: es precioso ver la laguna llena de bloques de hielo e Icebergs. Hay la posibilidad de coger un barco anfibio que te da una vuelta de 30-40min entre los icebergs y te explica un poco toda la historia. También se ven focas nadando tranquilamente. Nos pareció entretenido.

– Glaciar Vatnajokull: es el glaciar más grande de Europa y se ve desde la carretera. Puedes ir metiendote por los entrantes para hacer bonitas fotos, como el de Fjallsjokull, donde hay una cafetería con buffet de comida calentita. 

– Parque natural de Skaftafell: hay varias rutas muy bien señalizadas. En algunas de las largas se puede subir al glaciar y en otras vas a ver cascadas. Nosotros optamos por la de la cascada Svatirfoss, que hay que caminar bastante pero el paisaje es precioso. 

– Rumbo hacia Vik: la carretera impresiona por el contraste de vegetación con rocas volcánicas en pocos metros

– Noche en Country Hotel Katla

Día 7: Vik- Reykjavik:

Teníamos previsto visitar el Golden Circle con calma, pero hoy el tiempo no acompañaba. Habíamos tenido mucha suerte el resto de días, pero hoy era el primero que nos llovía y tuvimos que cambiar un poco el plan.

– Playas de Reynisdranga y de Reynisfjara: playas negras muy bonitas

– Catarata de Skogafoss: es de las pocas que se puede ver tanto desde abajo como desde arriba. La zona de arriba es preciosa para caminar bordeando el rio.

– Kvernufoss: es una cascada escondida que se puede pasar por detrás. Nos la recomendaron y decidimos ir a investigar, pero nos perdimos un poco, así que encontramos este blog donde los explica muy bien- The Outbound. No había nadie y es impresionante la sensación de estar detrás.

– Gullfoss: otra cascada pero totalmente diferente ya que son varias en una misma. 

– Geysir: zona donde se encuentra el Gran Geysir. A veces “escupe” agua y a veces no, nosotros tuvimos suerte y lo pudimos ver cada 3-4 minutos. Es enorme!

– Llegamos a Reykjavik. Salimos a cenar al restaurante Sjavargrillid, que nos gustó mucho. Está de moda (tanto que teníamos en la mesa de detrás a la actriz Tori Spelling!) y la comida es muy rica. 

– Noche en Fosshotel Raudará

Día 8: Reikiavik y vuelta:

Al día siguiente teníamos el vuelo a las 18 de la tarde, así que tuvimos toda la mañana para conocer la ciudad. Hay dos calles principales que es donde está prácticamente todo: Laugavegur y Skolavordustigur. En ellas hay muchos restaurantes y muchas tiendas, donde aprovechamos para comprar varias cositas y comer en Old Iceland Restaurant, muy rico!

También visitamos fuimos a la zona del puerto y la iglesia. Recomiendo subir arriba, que cobran 7-8€ y se ven las preciosas vistas de la ciudad.

Después de eso pusimos rumbo al aeropuerto para devolver el coche y coger el avión de vuelta.

Como cogimos los vuelos con tan poco tiempo, no había vuelo directo a Madrid y tuvimos que pasar una noche en Alicante. Lo hace mucha gente ya que es una aerolínea lowcost islandesa y es más barata. Se llama WOWair y está muy bien, aunque cuidado con las restricciones de equipaje.

Hasta aquí nuestra ruta, que espero os haya gustado. A continuación os dejo ahora varios «tips» que yo agradecí a la hora de viajar allí:

Época para viajar:

Creo que la mejor fue la nuestra, mediados de Septiembre por varios motivos:

– El horario de horas de luz es prácticamente igual que el de España (varía en 1 hora aproximadamente dependiendo de si estás en el Oeste o en el Este de la isla). En verano sólo hay 4 horas de oscuridad y en invierno muy pocas horas de luz.

– No hace todavía nada de frío: nos hizo una media de 13 grados, incluso alguno llegamos a 20! Muy agradable.

– Se pueden ver Auroras Boreales: no es fácil verlas, ya que tienes que estar despierto como hasta las 2am para que haya total oscuridad, el cielo tiene que estar más o menos despejado y tienen que tener una actividad alta (se puede mirar aquí: Aurora Forecast). Los días que nosotros estuvimos se vieron, pero nosotros estábamos en el séptimo sueño por esas horas.

Ropa:

Islandia tiene un tiempo muy cambiante. Su frase más conocida allí es “si no te gusta el tiempo de Islandia, espera 5 minutos”, y es real. A nosotros sólo nos llovió un día, pero es cierto que siempre hace un poquito de viento y la sensación térmica disminuye. Así que, lo recomendable es llevar muchas capas, cortavientos, chubasquero, camiseta térmica y calzado cómodo (hay gente que lleva botas de trekking, pero con unas que sean calentitas y cómodas os sirve). También es recomendable llevar bañador, gorro y guantes, porque nunca sabes si te va a hacer falta 😉

Nosotros fuimos a Decatlón el día de antes y nos compramos este chubasquero plegable y estos cubre-pantalones para ponerte encima si llueve, fue la mejor compra!

Dónde comer:

Islandia es MUY caro, hay que ir con esa mentalidad. Lo que suele hacer todo el mundo es hacer la compra en un supermercado de allí, y hacer picnic cada día. Aparte de ser una buena forma de ahorrar, también te aseguras de que comes cada día, porque es difícil encontrar un restaurante o similar en medio de la ruta. El más barato es uno que se llama Bonus, están en varios sitios y recomiendo ir el primer día. La fruta que tienen es escasa, pero hay otro que se llama Netto que tiene más variedad, lo demás está bastante bien. 

Para desayunar y cenar, lo mejor siempre son los hoteles. Agradeceréis la comida calentita y un mantel después del largo día.

En Reikiavik hay muchos restaurantes por las calles Laugavegur y Skolavordustigur; en Akureyri se puede comer buen pescado; y en Selfoss hay un local antiguo al borde del río que tiene buena pinta: Tryggvaskáli.

Dónde dormir:

Os he ido poniendo todos los sitios donde dormimos en cada día y no conocemos ninguno más, pero hay una cadena que se llama Fosshotel (equivalente a los NH de aquí), que están muy bien y por toda la isla. Otros sitios son granjas, que allí las llaman «guesthouse» que son muy auténticas y preciosas. 

Si vais en modo acampada, hay muchos campings por todo el país y es otra manera de ahorrar. 

Coche:

Es FUNDAMENTAL y sin él, poco podréis hacer. La carretera 1 está asfaltada, rodea toda la isla y de ella salen otras carreteras que tienen 3 números. Esas no suelen estar asfaltadas y los coches que no son 4×4 sufren bastante. Además, para ir a ciertos sitios hay que coger unas carreteras que empiezan por F-seguidas de tres números, que están llenas de baches y están prohibidas para coches que no son todoterreno. Mi consejo es coger un 4×4, pero el precio aumenta y tampoco pasa nada si no lo cogéis, se puede ver muuuuuucho país con un coche normal.

Dinero:

La moneda que se utiliza allí es la corona islandesa (ISK). Se puede pagar absolutamente todo con tarjeta allí: gasolina, chicles, actividades, comida, etc… Nosotros llevamos un poco de dinero en efectivo por si acaso, pero no hace falta cambiar.

Creo que no se me olvida nada y, además de las fotos, tenéis un video cortito arriba con más detalles para que os hagáis una idea mejor 🙂 

Espero que os guste y que haya conseguido convenceros para viajar hasta allí.

0 comentarios

Escribe un comentario
CLOSE
CLOSE