MÁLAGA

El pasado mes de Noviembre, fue el aniversario de la boda de mis padres, y decidimos organizar un viaje familiar sorpresa para mi padre. Lo organizó todo mi madre, y eligió Málaga como destino durante el puente de Diciembre.

Es una ciudad muy apetecible para esta época del año, puesto que está relativamente cerca de Madrid en AVE y hace mucho más calor que en otras partes de España.

Aprovechando que el viernes fue fiesta, cogimos el tren a las 9.30 de la mañana. Quizás algunos visteis la sorpresa a mi padre a través del Instagram de mi hermana Laura (@bimani13), pero para los que no, os lo resumo. Mi padre pensaba que iban a hacer un viaje romántico los dos solos, pero no sabía el destino. Ellos fueron a la estación antes que nosotros y, cuando estaban esperando a subirse en el AVE, aparecimos nosotros cinco y le dimos la sorpresa. Afortunadamente, le hizo mucha ilusión que le «arruinásemos» el viaje romántico y, poco tiempo después, averiguó que nos íbamos a Málaga y se alegró por partida doble.

Somos 7 hermanos y sólo pudimos ir 4 (más mi marido), pero aún así lo pasamos fenomenal y mi padre estaba encantado.

eníamos 3 días por delante para disfrutar, así que intentamos llevar todo planificado para no perder ni un segundo. Os cuento nuestro plan para daros una idea de qué hacer en Málaga durante 3 días:

Viernes:

– Llegamos al hotel sobre las 13 horas, hicimos el check-in en el hotel Palacio Miramar (maravilloso), deshicimos las maletas y nos pusimos ropa cómoda.

– A las 14.30 teníamos una reserva para comer a pie de playa, en el restaurante Chiringuito Gutiérrez. Es un sitio donde se come fenomenal, productos típicos del sur y muy agradable. No está en el centro y es bastante informal, pero lo elegimos porque estaba muy cerca de lo que íbamos a hacer por la tarde.

– Visita al museo del Automóvil: mi padre es un enamorado de los coches clásicos, por lo que teníamos que llevarle a este maravilloso museo. Mezcla coches clásicos con moda y es espectacular, merece mucho la pena ir a verlo.

– Encendido de la calle Larios: durante las fechas navideñas, hacen un espectáculo de luces en la calle Larios, a las 18.30 y a las 21.30 todos los días. Todo el mundo nos hablaba de ello como algo que no nos podíamos perder, pero, sinceramente, no nos pareció gran cosa. Había miles y miles de personas y las luces eran bonitas, pero demasiado agobiante para mi gusto.

Dimos un paseo por los alrededores y nos fuimos al hotel. Cenamos allí, que tiene un restaurante increíble y a dormir.

Sábado:

– Nos levantamos a las 9 porque a las 11 teníamos una cita con un guía que nos iba a hacer un tour de 3 horas por la ciudad. Yo esto lo recomiendo siempre, sobretodo si tienes poco tiempo para descubrir un destino, ya que los guías te enseñan lo importante, te «cuelan» en las colas y te dan consejos para el resto de días que vayas a pasar allí.

– Alcazaba: lo primero que hicimos fue subir a la Alcazaba, ya que más tarde iba a haber mucha gente. Nos pareció precioso y una parada obligatoria si visitas la ciudad. Me atrevería incluso a decir que me gustó más que la Alhambra de Granada (no me matéis los que sois de allí, jejeje).

– Después fuimos por el centro, vimos el teatro romano, el Museo Picasso, la catedral, el exterior del museo Thyssen, el mercado de Atarazanas, etc… y con eso nos dio para entender la ciudad y su cultura.

– Para comer elegimos un restaurante cercano a la catedral que se llama La Cosmopolita. Intentamos ir a otros que nos habían recomendado pero, para esas fechas, fue imposible reservar incluso con antelación. Aún así, este nos gustó mucho, estaba todo riquísimo y el servicio fue inmejorable. Lo recomiendo! 

– Después de comer aprovechamos para ir de tiendas por la calle Larios y hacer alguna compra navideña, antes de volver al hotel.

***En los viajes también es importante sacar por lo menos una hora para descansar. Nosotros lo solemos hacer de 19h a 20h aproximadamente, que es cuando el cuerpo te pide un poco de descanso antes de salir a cenar. Más tiempo no me gusta porque me «apalanco» y me da la sensación de que me estoy perdiendo cosas que ver en la ciudad, y con una hora-hora y media tienes suficiente. 

También recomiendo salir a cenar pronto, porque así te acuestas pronto y puedes aprovechar más el día siguiente***

– Para cenar el sábado elegimos un restaurante cercano al hotel para poder ir andando, que se llama El Merendero de Antonio Martín, también en la playa y muy acogedor por la noche.

Domingo:

El tren salía de vuelta a las 15h, por lo que por la mañana no teníamos mucho tiempo.

– Fuimos a la catedral para ver un belén precioso que ponen y aprovechamos para dar un paseo por la playa y recargar las pilas.

Este fue nuestro plan. Nos dio tiempo a conocer mucho y a aprovechar el tiempo al máximo. Fue un viaje precioso en el que disfrutamos muchísimo en familia.


Además, como me disteis un montón de recomendaciones por Instagram, las voy a compartir por aquí para los que vayáis a la ciudad:

Más restaurantes y bares:

– Restaurante Oleo

– Bar El Pimpi (el más típico y conocido por todos)

– La Deriva

– Batik

– Malallama

– Soca

– Uvedoble Taberna

– Terraza de San Juan y Terraza de Chinítas para tomar una copa con vistas

– Refectorium 

– Terraza Hotel Malaga Palacio 

– El Imperdible

¡Espero que os haya gustado y que paséis unas felices fiestas y un próspero año nuevo!

0 comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

CLOSE
CLOSE